Con la tecnología de Blogger.

Galiorient

Popular Posts

jueves, 7 de marzo de 2013
El domingo fue la primera carrera de la temporada, sabía que iba fuerte y en un estado de forma aceptable, la bici iba a rendir, así que esperaba una buena mañana de ciclismo... o eso creía :-)



Levantado a las 6:00 de la mañana para ir a Cotobade con los do Carlos de mi equipo Nosportlimit-Trek Galicia que me iba a acompañar.
Todo perfecto antes de la salida, recogemos los dorsales que tenían un número bajo por lo que saldría delante, aun encima tengo hambre cosa que sólo me pasa cuando estoy bien, me tomo una barrita de Victory Endurance y para la salida a esperar q coloquen a la gente en el orden de salida. Se ven muchos nervios antes de la salida al tratarse de la primera carrera de la temporada para todos.
Se da la salida y veo que todo el mundo sale como alma que lleva el diablo y como si la carrera fuese de 10 km y no de dos vueltas de 26, era relativamente lógico porque en el km 2 hay un estrechamiento grande para subir por un camino de piedras sueltas. Toca bajarse un par de veces por culpa de que el delante se baja pero tampoco pierdo muchas posiciones, antes de coronar la primera subida me encuentro con Pedro Nuñez parado porque iba con el cierre de atrás abierto.
Me pasa y le sigo la rueda con facilidad lo que venía siendo un grandísimo síntoma ya que eso me aseguraba mi objetivo de entrar entre los 60 primeros.
Me puse un rato a su rueda y le di un pequeño relevo, íbamos pasando a corredores con facilidad, empezaban las bajadas medianamente técnicas y pasa lo de siempre, cuando pasas a un corredor, trata de picarse contigo bajando cosa que odio, sobre todo porque se ve que se trata de gente que sólo arriesga por orgullo quedando 40 km por delante y sabiendo que sí o sí se van a quedar 200m más adelante.

Premonitoriamente tenemos esta conversación:
Pedro:'Pasa si quieres que yo no bajo rápido que tengo dos hijos'
Manuel:' Yo también tengo dos hijos y con todo lo que queda no pienso arriesgar bajando'.

En la zona más técnica marcada con una señal de surco adelantamos a uno y en la siguiente curva cuando se había acabado la dificultad se le ocurre cerrarse estilo moto para meterse entre entre nosotros dos cuando no había ni 15cm entre las ruedas, consecuencia de la irresponsabilidad, yo cierro la curva más para evitarlo, se me engancha el manillar en una silva y al suelo con la mala suerte de que paro en una piedra, me abro la rodilla y veo un bonito trozo de hueso. Carrera finalizada :-(

Luego hospital y puntitos, ingreso en Coruña y ahora reposo vendado unos cuantos días.

Lo mejor: sé que estaba en forma, que la Specialized de Ciclos Quintena iba como un tiro y que habría acabado bien.
Lo peor: el nerviosismo y la cazurrez de algunos que está claro que no se da cuenta de que quedan muchos kilómetros para llegar y en un recorrido en el que es muuuuuuuuy fácil pasar a la gente sin jugarse la carrera.

P.D: a la bici sólo se le rompió el puño y perdí el tapón.

0 comentarios: